La obsesión por escribir y publicar fue el tema principal que abordó el destacado doctor en sociología y profesor en la Escuela de Medios y Asuntos Públicos en George Washington University, Estados Unidos Silvio Waisbord, durante la ceremonia que destacó la reacreditación del programa y dio la bienvenida a tres nuevos alumnos.

En el auditorio uno de la Facultad de Comunicaciones, con la presencia del decano Eduardo Arriagada y profesores, el director del Doctorado en Ciencias de la Comunicación de la UC, William Porath , fue el encargado de dar una calurosa bienvenida a los alumnos que cumplen un año más en el programa y a los tres nuevos miembros que se incorporan.

“Todos estamos llamados a desarrollar información. El núcleo del doctorado es la investigación y, como decía una profesora de esta facultad, hasta el junior contribuye a que nosotros podamos investigar. Asique sintámonos todos parte de esta misma aventura,  investigar comunicaciones desde Chile”, aseguró el académico.

El plato fuerte de la ceremonia fue la presentación del doctor en sociología y profesor en la escuela de medios y asuntos públicos de la George Washington University Silvio Waisbord, quien aseguró que su charla no estaba dirigida solo a estudiantes de doctorado y académicos, sino que a todos los involucrados en el ámbito de las comunicaciones. Para esto se inspiró en su experiencia como estudiante de doctorado en EE.UU y no prometió recetas mágicas, porque asegura que no existen, pero sí compartió una serie de estrategias para mejorar la escritura en las investigaciones.

En primer lugar manifestó que la escritura es un proceso constante y que para aprender hay decenas de manuales, pero finalmente más importante que escribir, es la edición. “Porque escribir es casi como una lluvia de ideas y el proceso más fino, de ver que es lo que queda, es el trabajo de edición. Hay un dicho de Hemingway y que suena a Hemingway, que decía: hay que escribir borracho y editar sobrio” aseguró risueño, causando la risa de los asistentes.

También hizo hincapié en la importancia de cultivar un estilo y en que aun cuando se escriba académicamente, se debe tener una voz propia. “Para que uno vea la escritura como una pasión y no como una obligación, debe verlo como una oportunidad para desarrollar el estilo propio, sino finalmente es un trámite más que se debe hacer para publicar y no debiera ser así”, aseguró.

Además, el académico consideró como vital encontrar, identificar y entender el proceso propio de escritura. Y eso demora tiempo. La única solución que dio fue escribir, “y no porque se vaya a publicar constantemente, sino porque uno cuanto más escribe, más se da cuenta quién es como escritor académico”, enfatizó Waisbord.

Otra de las interrogantes que intentó responder durante la conversación fue, ¿Cómo se aprende a escribir? Sus mejores técnicas son leer críticamente y analizar cómo está construido el argumento de otros textos, ya que, “en gran parte como uno es como lector, uno es como escritor, uno escribe lo que a uno le gusta leer”, comentó. Incluso mencionó algo que los escritores, sean académicos o no, raramente hacen y que es vital para mejorar: volver a lo publicado anteriormente. La diferencia es que esto no se hace para darse cuenta del mal escritor que uno era, sino todo lo que se ha mejorado, “no se aprende fundamentalmente de otros, sino que uno aprende fundamentalmente de uno mismo, del escritor que uno fue hace un tiempo pasado” aseguró durante la presentación.

Para finalizar esta sección, manifestó la importancia de cultivar cualidades y defectos, “nadie puede ser el escritor que es excelente en absolutamente todo y uno es el mejor jurado de sus virtudes y fallas. Estar consciente de esto, para mí, es clave. Y esto es una cuestión de volumen, cuanto uno más escribe y más corrige, más se da cuenta de estas virtudes y estas fallas “, dijo convencido.

La segunda sección de la charla trató sobre la publicación. Aquí el autor comentó la dificultad extra que enfrentan los autores “del sur” para publicar en la academia globalizada, siendo una de las condiciones más desiguales el manejar un inglés académico para lograr visibilidad. Ante esto, Waisbord aseguró que había que estar familiarizado con temas actuales a nivel mundial y algo muy importante era escribir historias locales con significado global, que trasciendan fronteras.

Además en esta época de muchos estímulos los escritores tienen que tener la habilidad de resumir argumentos, “vivimos en una época de atención limitada, distraída y nosotros no somos la excepción, entonces tenemos que tener, como escritores, la capacidad de decir claramente de que se trata el texto” enfatizó.

Para concluir, el académico aseguró que escribir y publicar deben ser obsesiones, algo en lo que debemos pensar constantemente y que solo el trabajo metódico nos permitirá mejorar. “Finalmente y esto es lo mejor de todo”, dijo el sociólogo con una amplia sonrisa hacia el público, “tanto escribir como publicar son ocupaciones mucho mejores que cualquier otras, que cualquier otro trabajo”. Y con aplausos del público asistente, terminó la ceremonia que dio inicio a un nuevo año del programa de Doctorado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Católica.

Donec porta ultricies urna, nec faucibus magna dapibus vel. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames ac turpis egestas. Etiam varius tortor ut ligula facilisis varius in a leo.